¿Qué tienen en común Kodak y el PRI? – Heberardo con H

0
  1. Kodak, la otrora poderosa empresa dedicada al diseño, producción y comercialización de equipamiento fotográfico cayó en quiebra y en el 2012 tomó la decisión más difícil desde su creación en 1888. Andrew Anagnost, nos muestra en su artículo: ¨¿Qué tienen en común Kodak, Blockbuster y Netflix?[2] Parafraseando la historia de ¨Pedro y el Lobo¨ nos refiere en su artículo que es difícil saber cuando la historia será cierta y llegará ahora si el lobo feroz, así sucedió con Kodak, Blockbuster, no supieron cuando la historia tecnológica les llego y no estuvieron preparados.

NNos dice que Kodak se perdió la revolución digital, se desvaneció en el tiempo, mientras nuevas tecnologías llegaban al mercado lo que tiene en común Kodak, Blockbuster y Netflix, nos sigue diciendo en su artículo Andrew Anagnost se llama: INNOVACIÓN DISRUPTIVA.

Disruptiva es la rotura o interrupción brusca,[3] entre los ejemplos más conocidos se encuentran: Telefonía fija contra telefonía móvil; Fotografía tradicional contra fotografía digital; Hi5 contra Facebook.

La innovación disruptiva fue un concepto que introdujo Clayton Chiristensen y nos hace referencia a diversos ejemplos de disrupción social como la falta de alternativas a grupos SUBATENDIDOS, [4] tales como los cursos online que se convirtió en una enseñanza asequible y ampliamente disponible. Lo mismo sucede en la salud, desarrollo económico, sin embargo, a falta de alternativas, los cursos online siguen siendo una opción adecuada para una población subatendida. Es más, están basados en un modelo rentable y disruptivo –una enseñanza asequible y ampliamente disponible– que las escuelas tradicionales no están estructuradas para seguir.

Concluye Andrew Anagnost: ¨Aquellos que sobrevivan serán los innovadores los que no temen a nada, aquellos que desarrollaron y vendieron cámaras digitales. Las compañías se deberían preguntar: ¿soy Blockbuster o soy Netflix? ¨.

Así como Kodak se le pasó la revolución digital, al Partido Revolucionario Institucional le sucedió lo que a Pedro en la fábula con el lobo, nunca creyó que fuera ser cierta esa revolución ciudadana que fue aprovechada y cosechada por Andrés Manuel López Obrador durante 12 años de campaña presidencial, llegando a mercados subatendidos y ese lobo se convirtió en tigre que pulverizo al PRI del mapa en la elección presidencial.

El PRI y Kodak fueron los todos poderosos del siglo pasado, hubo cambios culturales, los consumidores también cambiaron, decía Rene Juárez Cisneros al dejar la dirigencia del CEN: ¨la transformación del PRI debe ser del tamaño de su derrota¨ otros como Miguel Ángel Osorio Chong en su visita a Tamaulipas, días antes del 1 de julio estableció: ¨después de este proceso su partido deberá entrar a un proceso de restructuración e incluso refundación¨

Desde la noche del primero de julio se ha vivido una resaca del priismo nacional, a las ocho con un minuto se olvidó la disciplina, la institucionalidad y brotaron las críticas de todo tipo a Enrique Peña Nieto y a sus colaboradores más cercanos.

Ha pasado un mes de las elecciones y parece que ha sido una eternidad, las reuniones privadas, publicas, en restaurantes, bares, se derrocha una inmensa cantidad de ideas, sentencias, juicios, pero todas se bebe entre la saliva que las produce y el líquido que se ingiere.

Queremos defender con autores del siglo pasado los principios de una institución para llegar a electores con otra mentalidad, con otra cultura, son otros tiempos, es otra clientela, no creo que deba existir una refundación, ya que en su propio concepto lleva una regresión: ¨revisar la marcha de una entidad o institución, para hacerla volver a sus principios originales o para adoptar estos a los nuevos tiempos¨[5]

Tampoco creo que deba transformarse con base al tamaño de su derrota, porque esta fue fulminante, no veo una cuarta trasformación: PNR-PRM-PRI-¿? Veo un nuevo partido, obviamente con nuevas siglas, pero con nueva ideología, con nuevos autores, actores, nuevas páginas, nuevos fundamentos, otra bandera, otras luchas.

Durante las últimas cuatro o cinco décadas se ha simulado enarbolar la revolución mexicana, seguimos utilizando las obras, las frases de don Jesús Reyes Heroles, de Carlos Alberto Madrazo, lo más reciente que tenemos [dos décadas]es el discurso de Luis Donaldo Colosio; pero no se han preparado nuevos ideólogos, no se ha construido la siguiente generación que sostuvo la Revolución Institucional.

Buscar culpables es importante, pero no lo es todo, es como el enfermo terminal de cirrosis producto del alcoholismo quien no recuerda quien o quienes le invitaron su primera copa, es difícil descifrarlo, fueron muchos lugares, muchas noches, que sabe a la perfección cual será la causa de su muerte, pero que ya no puede hacer nada para remediarlo ¿dejar de beber? Ya no es la solución. En esas mismas circunstancias se encuentra el PRI, ¿dejar de ser corrupto? Ya no es la solución.

El priismo nacional debe llegar con una nueva propuesta para las elecciones intermedias del 2021, encontraste el priismo local de Tamaulipas, Baja California, Durango, Quinta Roo y Aguascalientes, entidades gobernadas por el Partido Acción Nacional en donde se llevarán elecciones el próximo año. Deberán tomar las riendas de los comités directivos estatales para trabajar en su reestructuración, no les alcanza el tiempo para refundarse, transformarse, mucho menos crear una disruptiva al interior del partido.

A nivel nacional me quedo con la idea de Andrew Anagnost: ¨es hora de ser disruptivos¨

Compartir.

Acerca del Autor

VSNoticias.com